Archivo de la etiqueta: Crochet

Talleres de Invierno

Este invierno voy a tener 3 talleres:

  • Monitos para regalar, un taller muy divertido en donde básicamente nos dedicaremos a crear cualquier personaje que se nos ocurra, utilizando un mismo patrón y haciendo uso de diferentes materiales. Este es un taller sumamente creativo.
  • Calendario de Adviento, un taller que quería dar desde hace mucho tiempo. Quise retomar las tradiciones de mi niñez creándolo con fieltro y haciéndolo casi a la par con el comienzo de diciembre. Al terminar el curso, estará listo para comenzar a utilizarlo en cuanto lleguen a casa.
  • Daruma, el último taller del año. Este pequeño ya es tradición en mi marca y porque pienso que ayudará a muchas personas a tener un buen cierre de año y un buen inicio de año nuevo.

Ramen

Uno de mis platillos japoneses favoritos es el Ramen. Hace unos días fui a cenar a un restaurante en la Colonia Roma en la Ciudad de México, que les recomiendo mucho. Se llama Gochi, Neko Ramen.

Y se me ocurrió tejer un Ramen el 20 de octubre, para celebrar el Día del Chef.

Espero que se les antoje. 🙂

“El Cacahuazintle de la Suerte!

El cacahuazintle es una variedad de maíz originaria de nuestro país. Con los granos de maíz secos se hace harina para tortillas, tamales, atole o pinole.

Y cuando se hierven los granos, su uso el uso primordial de este maíz es para realizar el delicioso pozole.

Por ahí leía que al hervirse los granos de cacahuazintle, se abrían por sí solos como si fueran flores. <3

HOPE (Esperanza)

Hace un par de meses hice algo que sé que no debí haber hecho, pero lo hice. 😐
Rescaté un pájaro bebé que había estado escondido tras las llantas de los coches todo el día. 😭

Le puse Hope, esperando que se salvara. También le hice una camita con una caja de cartón rellena de papel de baño. Para cubrirlo del  frío le puse una franela!

A la mañana siguiente, lo devolví al garage temiendo que sus papás ya no lo quisieran, pero me sorprendí cuando llegó la mamá y Hope corrió hacia ella.

Después de varios días de sobrevivir a lluvias torrenciales y a muchos automóviles, y por supuesto, gracias a los cuidados de los papás, Hope, por fin voló. Fui testigo de una clase de vuelo que le dio su papá, en donde el pequeño aleteaba como un loco.
Lo que aprendo de esto, es que nunca hay que rendirse. ¡Gracias, Hope!